Saltar al contenido

Libro Capítulo 8: Aprende a crear impacto orgánico parte 1

El mayor disgusto del 90% de los trabajadores digitales es el voluble comportamiento de Facebook, es la única red social en donde se concentran la mayor parte de las quejas.

REACH ORGANICO

No venimos a quejarnos del alcance orgánico; jamás me escucharás decir algo como que las redes sociales ya no sirven o que solo pagando la gente te encuentra. Si bien he tenido mis molestias por la inestabilidad de las plataformas, no es algo que me preocupe.

Te invito a leer el capítulo 7 y ponerte al día con este libro.

Han sido ya más de 3 veces en las que he perdido mis redes sociales con más de 20 mil seguidores, de una forma ridícula que, si bien le atribuyo dichos errores a Facebook cada ocasión me importó menos que la anterior ya me ayudó a generar protocolos de seguridad que ahora aprovecho al máximo.

Para mí ha sido divertido comenzar de cero una y otra vez mis redes sociales, cada vez logro más rápido mis números en comparación con la anterior y eso ha sido lo divertido.

Trabajar sin pagar anuncios en las redes sociales también requiere tiempo, esfuerzo y mucho trabajo, pero caray ¿no eso es lo divertido de las redes sociales?

Nos olvidamos completamente de algo tan básico y elemental como eso, que las redes sociales son para compartir, entretener, cuando recuerdes realmente para qué son, veras una gran diferencia. 

Sobre todo, esto va enfocado a personas que no cuentan con capital para comenzar, que sepan que hay formas sencillas de generar conversación, contenido y seguidores sin necesidad de invertir dinero.

Es importante que entiendas PRIMERO como se agrupa la gente en las redes sociales, esto para que comprendas de qué trata este juego de las comunidades en internet. Si conoces el terreno puedes apropiarte de él.

Primer nivel: Comunidades 

Las comunidades se generan y crean en torno a intereses o necesidades. Es un primer paso porque es sencillo detectarlas y crearlas. Puedes generar tus propias oportunidades para crear comunidades usando frases clave, palabras recurrentes de búsqueda o frases de cola larga. Por ejemplo, si fueses una tienda especializada en equipo de futbol soccer definitivamente debes comenzar a crear grupos, páginas de Facebook y cuentas de Twitter con nombres tipo: “Viajes en grupo para los partidos de X equipo” “Jugadas de fantasía de “TAL” equipo o jugador”, son frases que el usuario común pone en Facebook y les aparecerá a esas personas solo por el nombre, porque coincide con su forma de expresión de esa gente, luego se unirán a tus comunidades, les das un poco de entretenimiento y puedes comenzar a vender o hacerte conocer, ya tienes su atención. 

Así nacen las comunidades, cuando un grupo de personas encuentran algo que les sirve, que les crea sentido y saben que siempre encontrarán ahí lo que buscan junto a otros usuarios, en donde saben que siempre habrá contenido de lo que buscan, ahí es la comunidad, tu trabajo es darles lo que buscan, venderles lo que ocupan. Esto normalmente se da en Facebook, pero funciona en cualquier otro lado, así es que a experimentar.

Segundo nivel: Tribus 

Una tribu digital nace cuando consolidas ya una comunidad y le agregas una visión, misión, un tema muy concreto y específico. Es algo más exclusivo, inclusive algo que pueda tener un costo o en torno a un producto para ganarse un lugar. Tal es el caso de los grupos y las redes sociales de temas especializados donde venden cursos o productos.

Tal es el caso, por ejemplo, de la empresa Crossfit, sabemos que el concepto pertenece a una gran marca internacional llamada así, pero es impresionante como la marca rebasó ya el concepto y hasta sin que la empresa lo organice existen convenciones de amantes «de ese deporte», son toda una comunidad mundial.  

Aquí lo que te propongo es que consolides a tal nivel tus comunidades que se vuelvan un concentrado de expertos en torno a un producto, servicio o situación. 

Otro ejemplo muy común podría ser las tribus que se crean entorno a un coach, gurú o alguien que aporte un valor simbólico y distintivo. Haciendo una analogía, recordemos que las tribus se congregan en torno a un líder, uno a quien deban rendir cierto tributo para recibir algo a cambio y continuar siendo parte de la tribu.

Una tribu digital es la evolución natural de la comunidad, el siguiente nivel, que no es mejor ni de mayor impacto, pero depende de tus objetivos; si tu objetivo es solamente monetizar o conservar alcance e interés, quédate como comunidad, normalmente las comunidades son más grandes que las tribus y se unen más personas porque sienten que es más casual y orgánico, hay más libertad para los miembros y no sienten que se les vende algo por estar ahí. 

Tercer nivel: Movimientos 

Los movimientos digitales surgen una vez que una comunidad se une por una finalidad en común, Marcelo García Almaguer político mexicano, escribió un libro muy interesante al respecto, lo recomiendo porque me parece reúne los conceptos básicos para entender cómo se puede generar impacto en las redes sociales a un nivel bueno.

Aunque no es tarea fácil, hay que concretar ESTO de la forma más puntual posible. Los movimientos digitales podemos apreciarlos bastante en campañas políticas, sociales o de protesta, se fraguan rápidamente entorno a un tema y por lo general son muy reaccionarios, participativos y de alto impacto, pero de corta duración, pierden la cohesión en corto tiempo.

La buena noticia aquí es que se pueden crear movimientos digitales desde cero porque siguen los principios de los anteriores niveles, es decir, que puedes saltarte los dos pasos anteriores y crear un movimiento directamente, aunque esto generaría una disolución más pronta, no es igual que un movimiento nazca a raíz de una comunidad a que se cree de la nada.

Usando nuestras comunidades y tribus digitales podríamos meter en ellas una causa coyuntural para impulsarla, esto lo podemos hacerlo sembrando conversación, poniendo en la cima de la conversación un tema o “enemigo en común” atacar esos temas e inflarlos lo más posible a través de cualquier método como anuncios, menciones, uso de influencers, etc. 

Pero más allá de esto, los movimientos digitales se fraguan a partir de un equipo de trabajo, sin el equipo adecuado es imposible formar movimientos. Debes contar con especialistas que puedan medir, detectar, sembrar conversación y difundir mensajes. Formar movimientos digitales es la estrategia más común en campañas políticas, movimientos sociales y religiosos. Por eso, no es de extrañarse que este tema guarde una gran cercanía con la propaganda. 

Cuarto nivel: Identidades 

Una identidad digital es cuando tu marca o identidad digital llega a tal nivel de reconocimiento y aceptación que las personas articulan todo un simbolismo entorno a tus redes sociales. Esto únicamente lo he visto en influencers de talla grande como el Youtuber más grande, influyente y poderoso: PewDiePie. Inalcanzable personaje con una titánica cantidad de suscriptores. Actualmente es la cuenta en YouTube más grande, se rumora que inclusive tiene su propia oficina en Google, así como contratos exclusivos de atención y cooperación, TAL de grande es este personaje, lo que ninguna marca hasta la fecha ha logrado.

En 2019 PewDiePie estuvo a punto de perder su título de la CUENTA con más suscriptores; una productora de televisión (T-SERIES) cuyo contenido en YouTube consiste básicamente en series y películas originales, casi desbanca en números a Pew; aquí es cuando reluce la gran potencia de una identidad digital: La gente alrededor del mundo salió a las calles organizando un gran movimiento coordinado para promover y promocionar al youtubero para apoyarle y que no perdiese su primer lugar. Hubo inclusive personas rentando ESPECTÁCULARES publicitarios en las principales avenidas de sus ciudades para hacerle promoción al YouTuber y ganarle suscriptores. 

Los verdaderos influencers

Las personas estaban tan comprometidas con este icónico personaje que le enviaban dinero sin que él lo pidiera, pagaban anuncios en redes sociales a su nombre, la gente hizo todo lo humanamente posible por el carismático niño sueco. 

Queda de manifiesto como una identidad digital supera por mucho cualquier movimiento, es algo permanente, le denomino identidad porque las personas se identifican y mimetizan tanto con el personaje que darían todo por esa persona como si de un beneficio personal se tratase, llegan a querer tanto una identidad que se identifican con ella y la quieren como si la tuvieran cerca de ellos en sus vidas.

Las reproducciones, la viralización y el impacto mediático tal vez puedan ser alcanzables y replicables, nadie lo niega, inclusive hay cursos y metodologías para ello. Pero nadie puede replicar ese nivel de aceptación, identidad y sentimentación tan positiva. Nadie, ninguna marca, empresa, influencer o súper estrella tienen tan mínimo HATE y tan máximo cariño real.

México tiene su propio campeón y lo menciono porque es el único caso en toda américa latina y Sudamérica que logro tal grado de identidad digital. En lo que se conoce como la segunda ola de la llegada del internet (mejor entendida para mí como la “llegada de YouTube”) para habla hispana, surgió un personaje cuyo impacto mediático fue el primer verdadero influencer digital en todo américa latina y Sudamérica, me refiero a Gabriel Montiel mejor conocido como el Wervertumorro.  

Fue tan disruptivo que ni las mismas empresas se lo creían. Los enormes números que por primera vez una persona común estaba generando le tomó muchísimos años aceptar a las marcas y empresas que se peleaban por un pedacito de atención en la televisión.  

Cómo se replica ese nivel de aceptación REAL

La pregunta que dejo abierta al final de este capítulo es: “cómo replicar ese nivel de aceptación”. Actualmente NADIE puede presumir ese nivel de sentimentación tan positivo en sus redes y opinión pública, ya sé que vas a decir que ya hay muchos hoy en día con muchísimo más seguidores, PERO nadie ha superado los índices tan positivos de estos influencers en sus mejores momentos.

Parece algo fortuito, predestinado, porque podrías aplicar las más costosas y creativas estrategias digitales, pagar a los mejores neuro oradores y manipuladores de masas con las más costosas herramientas de inteligencia artificial, Big Data, sentimentación, machine learning, poner a trabajar las redes neuronales de Google y Facebook juntas pero NI ASÍ lograrías tener tal nivel de identidad, aceptación y amor como lo han logrado estos influencers.

Me impacta y apasiona el tema PORQUE podrías llegar a los números que tú quieras (como lo han hecho varios canales, medios y políticos) pero algo que no se puede replicar es la aceptación, el cariño, el carisma y la química que sienten las personas al interactuar con alguien que hace contenido desde su más grande pasión y entrega.

Si llegaste hasta este punto es porque te ha gustado, a mi no me engañas. Si es así yo te apreciaría mucho compartieras este episodio de mi Libro Community Managers Desde Cero, cada semana estaré publicando un capítulo nuevo esperando te sirva de mucho. Sin más por el momento me despido.

Javo Martínez
Javo Martínez